‘¿Llevo la radio a la isla para escuchar un rato música? No, ni a palos’. Crítica de Oxenfree

Oxenfree es definido en su propio trailer como el primer juego indie “must play” del 2016, y debo decir que coincido. Este RPG nos lleva a una isla semi abandonada encarnando a Alex, una adolescente quien decide llevar a su nuevo medio hermano de vacaciones con sus amigos Ren, Clarissa y Nona. A medida que vamos avanzando en la trama algunos aspectos del pasado se van develando y es así como descubrimos que Mike, hermano de Alex y novio de Clarissa ha muerto de manera trágica hace un año. Este hecho puntual y otros eventos adyacentes marcan un comienzo de cómo se relacionan los interesantes personajes de esta historia a medida que conversamos con los amigos de Alex y su nuevo hermano Jonas.

Oxenfree posee una estética muy bella e inquietante. Una particularidad de este juego es que la cámara siempre se mantiene bastante distante. Sin embargo esto nos provee de paisajes hermosamente dibujados y un sentido de la localización mucho más certero. Además Oxenfree nos permite ver un mapa desde la primera pantalla por lo cual es difícil perderse. Un aspecto importante del juego es la posibilidad de dialogar con los personajes, sobretodo cuando recorremos largos senderos y el juego se nos torna un poco pesado. La posibilidad de charlar y saber más de cada uno de estos chicos nos afectará para mejor o peor en el futuro, por lo cual es recomendable jugarlo teniendo esto en mente. Además, como en otros juegos, podemos elegir entre varias opciones para responder, o simplemente quedarnos callados.

Oxenfree-review-imagen-juego

Respecto a la trama Oxenfree nos trae una historia de adolescentes exploradores y eventos paranormales del estilo poltergeist, que tienen lugar en los distintos espacios de esta misteriosa isla. Loops temporales, idas y vueltas al pasado lejano, posesiones y extraños espectros se manifiestan conforme pasamos las pantallas. Algunos de los eventos estarán directamente relacionados con las interacciones que mantengamos con el resto de los personajes, pero una gran mayoría de estas relaciones vienen un tanto predeterminadas, por lo cual muchas veces nos encontramos con la idea de que algunas cosas simplemente van a ocurrir, hagamos lo que hagamos. Sin embargo habrá encrucijadas que nos pondrán en la posición de elegir que curso de acción tomar, y éstas serán cruciales. Este aspecto hace que Oxenfree sea un juego que vale la pena jugar por segunda vez. De todos modos, incluso jugando más de una vez hay ciertas cosas vinculadas a los personajes sobrenaturales y a los fenómenos que éstos producen que no quedan nunca del todo claras, lo que lo hace un poco decepcionante cuando vamos llegando al final.

Otro aspecto grato y destacable es la jugabilidad de Oxenfree. Además de poder elegir qué decir gracias a su modalidad de diálogos, en el comienzo de la primera pantalla nuestro personaje Alex posee una pequeña radio que nos permitirá captar eventos paranormales y resolver varias situaciones en las sin el dispositivo nos dejarían atascados en una pantalla. Además esta radio nos servirá para abrir puertas y descifrar códigos útiles, así como sumar puntos al acumular captaciones de eventos sobrenaturales. La cuestión del dial y la sintonización de voces y cosas raras serán cruciales para el desarrollo de la trama, y supone un giro bastante refrescante en los RPG indie.

Oxenfree-juego-review-screenshot

Finalmente caben destacar los sonidos y la musicalización de Oxenfree. Un score medio electrónico independiente nos sumerge en esta inquietante bruma marina que inunda constantemente la isla siniestra a la que estos chicos eligieron ir a vacacionar cual Pinamar. Además las canciones antiguas que por momentos logramos sintonizar con la radio más de una vez dan ese efecto perturbador de que hay algo que no anda bien. Las interpretaciones están bastante bien, aunque por momentos cuesta relacionarse con algunas de las reacciones poco avispadas de los personajes frente a las desgracias que van ocurriendo, o a los eventos paranormales en sí. Hay momentos en los que Alex charla con total naturalidad con un espectro quien está poseyendo a su mejor amigo, lo que en mi opinión le quita efecto a la situación escalofriante.

Aún con todos estos aspectos un poco negativos Oxenfree es un juego súper sólido y vale la pena arrancar el año jugándolo. Está disponible para Xbox One, PlayStation 4, Microsoft Windows, Mac OS.

Dificultad: fácil
Tiempo de juego: de 3 a 4 horas
Desarrollado por Night School Studio

Puntaje: 8

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *