El innecesario remake de un clásico. Crítica a ‘Punto de quiebre’

Un film basado casi en exclusividad a tomas de deportes extremos en los lugares más impactantes y recónditos del mundo. Lamentablemente el montaje acelerado no le permite encontrar plenitud en las imágenes. Tampoco colaboran los personajes ni la historia. El director, Ericson Core, falló en darse cuenta de que la plenitud se encuentra en las relaciones con los otros.

Recordemos que Punto de quiebre está basada en el film de 1991 (Punto Límite) protagonizado por Keanu Reeves y Patrick Swayze, donde el primero es un policía que se infiltra en un grupo de surfistas que cometen robos a bancos y termina involucrándose a un nivel tan personal que detenerlos se convierte en un profundo conflicto humano. Tración, romance, honor; todo eso estaba en el film original. En esta actualización hay una pretensión tosca, una apariencia que molesta por el poco interés que tuvo el realizador en desarrollar las relaciones y los sentimientos.

No es tampoco que no se pueda hacer un film basado en la contemplación de la belleza. En la cuerda floja (Zemeckis, 2015) es un film que convence al espectador de la sublimidad de la experiencia humana. Lo hace con delicadeza, deteniéndose a contemplar la amplitud, la insignificancia, celebra la vida, respeta a la muerte, y ante todo es agradecida con el público.

Punto de quiebre es un film que abunda en inconsistencias narrativas. No hay sentido en las decisiones que toman los agentes, el patrocinio gubernamental para que el protagonista persiga a los atletas no se entiende, el protagonista no consigue nada más que ser un testigo de las hazañas deportivas, no hay consecuencias para los personajes, no hay una idea de justicia o de peligro con la cual medir las situaciones en las que se encuentran. La lista sigue.

Por lo dicho,

Puntaje: 5

 

Comments

comments