Dejen de joder con el orden natural de las cosas, che. Crítica a Victor Frankenstein

A ver, me dicen que es un nuevo giro a la historia legendaria del Doc y su jorobado asistente, pues tengo que admitir que me cuesta ver eso de lo “nuevo”. Digo, Victor Frankenstein en una aventura gótica steampunk, eso ya lo vimos en Van Helsing y I, Frankenstein. Aunque es para notar que, al menos, en la nueva película de Paul McGuigan (Push, 7 El número equivocado) está Igor.

Los errores del film, bueno, la lista es numerosa. En primer lugar la película se aleja demasiado de la obra de Mary Shelley, más bien tiene como base la película de 1931 Frankenstein dirigida por James Whale. Esta película fue la gran entrada de la criatura a la cultura pop, a ella le debemos los rayos, a ella le debemos a Igor. Pero esta nueva película presume de enfocarse en el creador y no en su creación, lo que ya hemos visto en el film de Kenneth Branagh’s Mary Shelley’s Frankenstein, que en lo que adaptaciones literales se refiere no las vienen más fieles. Como sea, los signos más vitales de esta mítica se han perdido o tergiversado de tal manera que no se confunden las relaciones más elementales; el bien-el mal, lo justo-lo injusto, lo verdadero-lo mentiroso.

En segundo lugar, el relato recuerda demasiado a la fórmula de Sherlock; los eventos son narrados por el asistente(Daniel Radcliffe) quien es apadrinado por un excéntrico y antisocial genio (James McAvoy) quien lo lleva a vivir en una oscura casa-laboratoria. El incomprendido genio está obsesionado con su trabajo y siempre se está oponiendo a la torpe vida romántica de su asistente. Ah, y son constantemente molestados por los agentes de Scotland yard.

En tercer lugar, el movimiento pretendido, del nerd al aventurero, no va realmente con el personaje de Victor Frankenstein. Un aventurero es principalmente un sobreviviente mientras que el doc provoca todo lo que le sucede. Esta desentonación quiere ser parchada con una serie de personajes antagónicos (policía, empresarios, el monstruo) que se oponen a la obra del doctor la cual es por definición una villanía. Franky es conducido por la locura, la película pasó un mal momento tratando de transformar esto, buscando de qué forma el pasado y el trauma podrían combinarse de manera tal que la búsqueda de Víctor encuentre algún tipo de coherencia que pueda conmovernos.

No todo es enclenque en la nueva historia de Frankenstein. La inglaterra del siglo XVIII tiene un arquitectura industrial y decadente, que nos sitúa con éxito en los primeros pasos de la modernidad. La tecnología tiene el problema que no consigue generar un imaginario que anime a pensar en un avance científico, no sorprende, sin embargo el regreso a la anatomía es un camino interesante y permite ciertos juegos visuales que intervienen artísticamente la pantalla y recrean el funcionamiento de las mentes de los científicos. Sí bien el elenco no fue puesto a prueba, resulta simpático, lo cual siempre anota puntos a favor. La ingeniería del monstruo también es para rescatar, por desgracia no termina de mostrar su potencial.

Puntaje: 6

Comments

comments