Bienvenidos al Circo – Crítica de la primera temporada de “The Knick” por Agustín Llanos

El gran Steven Soderbergh, director que nos supo traer grandes películas como Erin Brockovich, La Gran Estafa y Traffic, nos presenta una obra maestra de la pantalla chica que ha pasado desapercibida por estos lados, sólo por el hecho de no estar en una de las grandes cadenas estadounidenses como HBO o Netflix.

Ambientada en Nueva York, a principios del siglo XX, el hospital Knickerbocker se encuentra en la vanguardia de la investigación médica. Con el doctor cirujano John Thackery a la cabeza, el hospital mayormente atienden a personas de bajos recursos y/o inmigrantes, que en esta época son los más propensos a contraer enfermedades de todo tipo. Thackery y su equipo tienen la responsabilidad de desarrollar métodos y herramientas de cirugía que permitan prolongar la vida a sus pacientes, empujando las barreras de la medicina y de lo ético y moral. The Knick es un drama gráfico, sincero y emocional que revela el racismo y la corrupción de la época, mientras que la gente desesperada entra al quirófano para convertirse en conejillos de india.

The-Knick-sala-operacion-Clive-Owen

Basada en hechos, lugares y personaje reales, la serie como un todo es completísima, empezando por los vestuarios, escenografía y utilería de la época, los personajes muy trabajados e interpretados de manera espectacular por su gran elenco (Clive Owen, André Holland,Juliet Rylance, Eve Hewson, Michael Angarano y varios actores más), los efectos especiales prácticos que recrean las heridas y las operaciones a un nivel crudo y ultra-realistas, y la realidad de la alta sociedad, con su segregación racial y desprecio a los inmigrantes ilegales.

Los personajes son parte de lo que hacen esta serie una cosa única: todos ellos son complejos, diferentes, son héroes rotos, fallidos y crueles, que si bien se encuentran en la vanguardia de la medicina de la época de una o de otra forma, todos tienen que lidiar con sus propios problemas personales, algunos mayores y otros menores.

The-Knick-posters-serie-Soderbergh

Soderbergh se encarga de darle un contraste muy importante con la música. Uno podría llegar a esperar, por la época, música clásica compuesta de violines y otros instrumentos de cuerda, sin embargo decide utilizar música generada por los sintetizadores electrónicos del gran compositor Cliff Marinez (Drive, Spring Brakers, The Lincoln Lawyer), que realzan ciertos momentos de desenlace y tensión

Puntaje: 10 – La serie es una de esas rarezas televisivas que aparecen cada tanto con un gran impacto visual y narrativo. Puede que no sea fácil de ver para algunas personas que se impresionan fácilmente, pero vale la pena darle una mirada a esta grata sorpresa televisiva.

Comments

comments