Los 8 mejores soundtracks del cine de terror

No existe un clásico del terror que no posea ese elemento fundamental para causar el miedo, la paranoia y la sensación de que ese asesino psicópata atraviesa la pantalla y te acuchilla esa misma noche, que un buen soundtrack. El soundtrack, o música original de las películas es una especie de huella digital ya que bien ejecutada tiene el poder de identificar  practicamente al instante el film del que proviene. Creo que todos podemos estar de acuerdo en que un buen asesino tiene un tema que lo identifica cual Mirtha Legrand entrando al estudio a la hora de hacer lo suyo, y éste es fundamental en el efecto de terror que queda grabado en nuestras memorias unas cuantas noches después de ver esa peli que tanto te recomendaron y ahora estás renegando porque tenés que levantarte al baño y tu casa se volvió una orquesta de ruidos infernales, esa sombra se movió cuando abriste los ojos y claramente no pasas de esta noche. Con motivo de este 31 de octubre los invito a hacer un repaso por 8 de mis bandas sonoras preferidas de clásicos del terror, las cuales me atormentaron más de una vez luego de una noche de “inofensivas” películas de terror.

gracioso-Lionel-asustado-Madzine

Pesadilla en la calle Elm. 

Charles Bernstein fue el responsable de la banda sonora del filme y recibió muy buenas críticas respecto a su labor. En el filme, Bernstein se abstiene de las orquestas musicales tradicionales y emplea sintetizadores y varios efectos sonoros para transmitir al espectador el horror de las pesadillas suburbanas ideadas por Wes Craven. Este tema se repite por varios de los escenarios horripilantes por los que los personajes víctimas de Freddy viven y mueren en sus sueños. Esta canción definitivamente trae a mi mente más de una noche en la que juré que este mítico asesino me iba a agarrar con su guante de podar.

Sleepy Hollow: El jinete sin cabeza

Esta remake del año 1999 con las actuaciones de Johnny Depp, Christina Ricci y el genial Christopher Walken como el jinete diabólico decapitado, dirigida por Tim Burton es un clásico de ambientación y la puesta en escena. Uno de los elementos fundamentales de la misma es esta banda sonora la cual esta implecablemente lograda. Con un estilo gótico, una orquesta muy sutil por momentos, y que explota por otros, va hilando la narrativa de este thriller terrorífico de una manera magistral siempre llevando el tono de la tensión y el misterio a cada momento.

Friday the 13

No se me ocurre otra banda sonora que aproveche el sampleo mejor que esta película. Cuando Harry Manfredini comenzó a trabajar en la música de esta película la decisión de pasar música solo cuando el asesino estaba presente fue un movimiento muy osado que se basó en la idea de no manipular a la audiencia en falsos sustos. Además cuando algo iba a ocurrir la falta de música provocaba que la audiencia se relajara y entonces cuando el susto aparecía era mucho más efectivo.

Dado a que la señora Vorhees no aparece hasta entradas las escenas finales de la película Manfredini tenía el trabajo de crear un soundtrack que representara al asesino en su ausencia. Para ello el talentoso músico se inspira en la película Tiburón, en la que el villano no es visto en la gran mayoría de la película, sin embargo John Williams (encargado de la banda sonora) desarrolló una sucesión de sonidos parecidos a palabras pero inteligibles para el ser humano que anticipaba la presencia de nuestro querido animal asesino. Así Manfredini decidió grabar una serie de palabras inventadas, más bien sonidos extraños que parecían palabras “ki ki ki, ma ma ma” provenientes de la recitación en la parte final del film de la señora Vorhees “Kill her, mommy!” -mátala mami-. Para lograr este único sonido el compositor dijo estas palabras muy cerca de un micrófono de manera rítmica y luego las reprodujo varias veces en una máquina de eco y reverb.

Halloween

La banda sonora de este clásico de todos los tiempos carece de una sinfonía y el tema principal de la película consiste en una melodía de piano compuesta por John Carpenter. El crítico James Berardinelli la describe como “relativamente simple y sencilla” pero admite que la “música de Halloween es uno de sus mayores atractivos”. Carpenter declaró que puede tocar en cualquier teclado, pero que es incapaz de leer o escribir una sola nota. El director aparece en los créditos finales como Bowling Green Orchestra por su participación en la música, para la que recibió ayuda del compositor Dan Wyman, profesor de música en la universidad de San José. Definitivamente esas “notitas” que tiró Carpenter son ESCALOFRIANTES.

El Resplandor

La música que abre la película se basa en el tema Dies irae, un himno fúnebre latino de la Edad Media remezclado con sintetizadores y voces por Wendy Carlos y Rachel Elkind, quienes ya habían intervenido en la banda sonora de La naranja mecánica. Sin embargo, a pesar de la cantidad de material original de Carlos y Elkind, Kubrick prefirió que la ambientación sonora se basara, sobre todo, en obras de autores de música clásica europea: el francés Hector Berlioz, el húngaro Béla Bartók, el rumano Gyorgy Ligeti y, especialmente, el polaco Krzysztof Penderecki. Honestamente no se me ocurre un mejor género para un Jack Nicholson desquiciado y asesino que un himno fúnebre de la Edad Media (?).

Tiburón

Dos notas, estos genios solo necesitaron dos notas para crear a un villano. John Williams compuso la música de la película, trabajo que le valió un Oscar a la mejor banda sonora y que tiempo después fue colocado en el sexto lugar en una lista de las mejores bandas sonoras elaborado por el American Film Institute. El celebérrimo tema principal es una simple alternancia de dos notas musicales que se ha convertido en una pieza clásica de música de suspense, sinónimo de un peligro muy próximo. Existen varias interpretaciones sobre el significado y la eficacia del tema musical principal de Tiburón, que es ampliamente descrito como uno de los temas cinematográficos más reconocibles de todos los tiempos. El erudito de la música Joseph Cancellaro propone que el sonido producido por las dos notas imita los latidos del corazón del tiburón.

El exorcista 

El famoso tema de la película de El Exorcista que ha hecho que a muchas personas les recorra un escalofrío cada vez que lo escuchan es el primer gran éxito de su compositor, el músico británico Mike Oldfield. Para el filme se utilizaron cuatro minutos de la primera parte del disco Tubular Bells, el cual ha vendido más de 16 millones de copias desde su salida a la venta en mayo de 1973.

Como banda sonora de la cinta dirigida por el realizador William Friedkin, el sensorial viaje que realiza Oldfield a través de los terrenos del rock progresivo y sinfónico pronto pasó a ser número uno de las listas británicas. Tubular Bells (“Campanas Tubulares”), un trabajo dividido en dos partes que arranca con acordes de piano, se mantuvo en las listas de éxitos durante 279 semanas consecutivas y persiste aún su vigencia.

Psicosis 

La música de la película de Alfred Hitchcock Psicosis (1960) fue votada la más terrorífica de la historia cinematográfica, según un sondeo publicado en Gran Bretaña.
El sonido que acompaña la escena en que Norman Bates apuñala en la ducha a Marion, papel protagonizado por Janet Leigh, fue elegido como el más aterrador en la historia del cine mundial.
La banda sonora de chirrido de violines, violas, violonchelos fue creada por el compositor Bernard Herrmann, y titulada El asesinato. La escena de la ducha es central en la película, y se convirtió en una de las más famosas de la historia del cine, dando lugar a numerosos mitos y leyendas.

https://www.youtube.com/watch?v=Y-6q50aY4ZI

gracioso-perro-asustado-madzine

Comments

comments