El por qué nunca vimos un James Bond de Hitchcock, y otras tres películas de 007 que no fueron

Cuando una franquicia dura más de cinco décadas seguramente contará en sus filas algunos proyectos perdidos en el camino, como es el caso de la saga del agente británico James Bond. A través de los años, distintos actores como Michael Caine, Dick Van Dyke, Clint Eastwood y Liam Neeson estuvieron muy cerca de interpretar a 007, dejando a los fanáticos especular sobre las distintas direcciones que pudo haber emprendido la serie.

Similarmente, tuvimos muchas canciones rechazadas de grandes artistas como Johnny Cash y Alice Cooper, y algunos títulos interesantes como From a View to a Kill (Desde una mirada a un asesinato) y Licencia Revoked (Licencia revocada). Pero lo que más nos llama la atención son los siguientes cuatro films que estuvieron muy cerca de ser realizados.

Thunderball de Alfred Hitchcock

Los mejores directores del negocio han flirteado con el personaje, Steven Spielberg y Quentin Tarantino han expresado en su momento interés en hacerse con la franquicia, pero ninguno daba mejor con el talle que la mente maestra de Alfred Hitchcock, quien se acercó en 1959 ha dirigir el primer film de la serie.

“Fue idea del mismísimo Ian Fleming contactar a Hitchcock,” dijo Chris Wright, conductor del podcast sobre James Bond. “El le mandó un telegrama a través de un amigo en común, preguntando si estaría interesado en dirigir el debut cinematográfico de Bond”.

El proyecto fue una temprana versión de Thunderball.

El telegrama de Fleming describe la trama principal del guión, el cual se centraba un grupo mafioso que robaba una bomba nuclear para chantajear a Inglaterra, el escritor y el director de cine nunca se juntaron en persona para hablar sobre el proyecto.

“No es claro si Hitchcock leyó el guión de Thunderball que Ian Fleming estaba promocionando,” dijo Tom Sears, el co-conductor del podcast de James Bond. “A pesar de que el habría considerado la oferta, el no tenía interés en hacer una película de espías después de North by Northwest“.

La pregunta que no podemos dejar de hacernos es quién hubiese interpretado a 007 si Hitchcock hubiese seguido adelante con el film.

“Richard Burton fue mencionado como un posible 007 en el momento,” Sears dijo. “Pero Fleming hubiese sido feliz con Jimmy Stewart si eso significaba que Hitchcock estaría detrás de cámara.”

En vez, el director comenzó a trabajar en Psycho, mientras Fleming reestructuró el guión en su octava novela de Bond.

“De haber tenido a Hitchcock dirigiendo hubiésemos tenido una película muy distinta de la que tuvimos con Dr. No,” dijo Wright. “Los personajes hubiesen sido mucho más cercanos a la versión literaria de Fleming y las frases de Bond hubiesen faltado.”

Hitchcock-gif-arma-disparo

 

Diamonds Are Forever con George Lazenby

Demasiados fans de On Her Majesty’s Secret Service recuerdan este film con el que puso la vara alta de la aventura, el romance y el estilo. Pero el modelo australiano George Lazenby dejó de cara a Eon Productions cuando después del lanzamiento de la película anunció que no volvería para una secuela.

Esto presentó un problema mayor cuando la siguiente adaptación de la saga, Diamonds Are Forever, había sido escrito por el legendario guionista de la serie Richard Maibaum. Varios tratamientos y guiones fueron completados cuando el film estaba todavía en postproducción.

“Los tratamientos iniciales estaban bastante encaminados hacia la venganza,” dijo el historiador Charles Helfenstein, autor de The Making of On Her Majesty’s Secret Service y The Making of The Living Daylights.

Luego de On Her Majesty’s el director Peter Hunt decidió dejar la siguiente producción, Goldfinger, a Guy Hamilton.

“Hubiese sido una verdadera secuela,” dijo Helfenstein. “Personajes secundarios como Irma Bunt y Marc Ange Draco hubiesen regresado, incluso hubiese habido una escena con Bond de duelo por la muerte de su esposa mientras un tema de Louis Armstrong sonaba de fondo.”

Desafortunadamente, la repentina partida de Lazenby requirió una reescritura completa.

“El hecho de que nunca pudimos ver a Lazenby buscar venganza contra Blofeld por asesinar a su esposa es una oportunidad perdida,” agregó Helfenstein en una entrevista.

La pregunta que emerge en este momento es si se ha trabajado en una versión de Diamonds Are Forever en algún momento en las últimas décadas.

“Los amantes acérrimos de Bond la hubiesen amado,” dijo Helfenstein. “Pero el tratamiento de Maibaum sobre un Bond vengativo-obsesivo no impresionó a Cubby Broccoli y Harry Saltzman.”

Últimamente, la decisión de Eon de modernizar la historia terminó siendo más sabia. Cuando se hizo el lanzamiento el 14 de diciembre de 1971 de una versión más liviana de Diamonds Are Forever con el protagonismo de Sean Connery este film se convirtió en el mayor éxito en taquilla de la serie y número uno en el mundo con una recaudación de $116 millones.

Mas importante, representó un cambio creativo de la serie. “La versión liviana de la historia marcó el comienzo de un Bond más humorístico,” dijo Helfenstein. “Fue el camino perfecto hacia la exitosa era de Roger Moore”.

George-Lazenby-James-Bond

 

Warhead de Kevin McClory

Ian Fleming o tenía ni idea del embrollo legal en el que se estaba metiendo cuando colaboró con el realizador Kevin McClory en el guión original de Bond que luego serviría como la base de Thunderball. Cuando la pareja terminó, McClory demandó al autor y ganó los derechos para filmar la historia. Esto terminó en varios intentos abortados por McClory de llevar su propia versión a la pantalla.

“En 1976, McClory trató de hacer una película llamada James Bond of the Secret Service,” dijo el podcastero Chris Wright. “El primer borrador compartía similaridades con el film de Eon The Spy Who Loved Me incluyendo una base bajo el agua y un secuaz invulnerable.”

El mismo Sean Connery contribuyó material para el guión, el cual fue rápidamente retrabajado en un nuevo proyecto llamado Warhead.

Warhead hubiese mostrado a SPECTRE usando la estatua de la libertad como base, y hubiese incluido a tiburones robots armados con explosivos nadando alrededor del sistema de alcantarillas de New York”, dijo Wright.

Descrito por la gente de Hollywood como un Star Wars bajo el agua, el escandaloso proyecto se vino abajo cuando Connery desistió de este dado todos los problemas legales que lo empapaban.

Eventualmente, McClory y Connery trabajaron juntos en 1983 en Thunderball y el remake Never Say Never Again, pero eso no detuvo al realizador de tratar de producir una nueva versión del material en disputa. Varios años después reescribió el guión bajo el nombre Warhead 2000, el cual llamó la atención de Sony Pictures. Pero ya fue demasiado tarde, puesto que los derechos le fueron revocados.

James-Bond-McClory

 

Jinx el spin-off de Halle Berry

El concepto de una protagonista femenina digna de un spin-off se originó en la película de 1997 Tomorrow Never Dies con la actriz de Malasia Michelle Yeoh, que supo conquistar con su carisma y sus habilidades de pelea al circuito de cine de acción de Hong Kong. Yeoh interpretó a la espía china Wai Lin, un personaje tan popular que despertó el interés de MGM para la realización de una película solista alrededor de ella. Cuando esto no salió, los productores decidieron traerla de vuelta en el film del 2002 Die Another Day . Desafortunadamente, problemas de agenda impidieron que Yeoh regresara a la saga.

El otro spin-off femenino que sonó fuerte fue el del personaje de Halle Berry en Die Another Day, Jinx, el cual comenzó a rumorearse mientras el film estaba todavía en la sala de cine. Los rumores hablaban de una película para el verano del 2004.

“Los escritores de Bond, Neal Purvis y Robert Wade fueron contratados para escribir el guión y, aunque no fue nunca oficialmente anunciado, Stephen Frears estaba postulado como director,” dijo Chris Wright. “Pero terminando octubre del mismo año MGM le dió baja al proyecto.”

Las razones de esto nunca fueron claras.

Cuando las noticias aparecieron, los voceros de Eon, Barbara Broccoli y Michael G. Wilson afirmaron que fue una cuestión de “diferencias creativas”. Pero la revista Variety reportó que la decisión de MGM de no seguir con el proyecto tomó a Eon por sorpresa. En cualquier caso, ningún esfuerzo fue hecho para llevar este proyecto a otro estudio.

Quizás Jinx simplemente no era la suficientemente atractivo para construir otra franquicia. El personaje, una operativa talentosa de la NSA con un buen gancho izquierdo, es recordada mejor por su bikini naranja que por su originalidad y profundidad.

“No se conoce mucho sobre el guión,” dijo Tom Sears. “Pero Purvis y Wade habían sugerido que la idea era envolver a Jinx en una historia que hubiese sido mucho menos excesiva que Die Another Day“.

Jinx-James-Bond

Comments

comments