Cuando la ciencia fue demasiado lejos. Las mejores 10 películas sobre científicos locos

La historia de la ciencia yendo demasiado lejos, retando lo prohibido, es la historia del drama. Cuando se produce un acierto; se encuentra una cura, se avanza tecnológicamente, eso es todo. Cuando las cosas salen mal el drama emerge y empezamos a pensar sobre lo que hacemos.
Según el mandato divino el hombre no es creador, es criatura, es creado. En tal posición todo acto de reproducir el poder de los dioses es un desafío en contra de estos. El hombre no debe retar las leyes de la naturaleza puesto que estas les han sido impuestas para dar orden a su mundo. Además cada avance representa un gran poder, el cual, si nos atenemos a las grandes leyes de lo humano, sabemos que  “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”, célebre frase de Lord Acton (el dictum de Actom).
Dos cuestiones surgen rápidamente: la primera es que hay un poder que pertenece a un orden superior, a los dioses o a la naturaleza. Segundo es que ese poder no puede ser controlado por ningún ser humano.

Pero es interesante, como dijimos antes, pensar como toda esto proviene del drama, del terrible momento donde algo sale mal. Si el experimento hubiese triunfado, se hubiese producido un avance, habriamos curado alguna enfermedad, podriamos teletransportarnos, vencer a la muerte, etc. En vez, aquello que quisimos crear vuelve sobre nosotros, quiere destruirnos, castigarnos, conducirnos hacia la locura. La moraleja es la castración intelectual, “no juegues con fuego porque te vas a quemar”.

¿Existe algo en el universo que el ser humano no deba conocer? La respuesta se considera en relación al precio que se está pagando. Para algunos no hay equivalente a la vida humana, y esto se plantea como el límite de la cuestión. Para los más sanguinarios el bien común prevalece sobre la vida de unos pocos.

Pienso que es inevitable, y así como Pandora no puede evitar abrir la caja que alberga las miserias humanas, así como Adán y Eva no pueden no comer la manzana del árbol de la sabiduría; los científicos, the mad scientists, serán arrastrados una y otra vez por la curiosidad, enfurecerán a los dioses, y serán castigados por ello. Aunque a veces valdrá la pena. Cada tanto aparecerá ese Prometeo dispuesto a arriesgarse para darnos el fuego, ese elemento peligroso que puede destruirnos, pero también alejará la penumbra, destruirá miedos e iluminará un nuevo camino.

He aquí la lista de las diez mejores, las esenciales, el top ten, las 10 películas más importantes sobre científicos locos, sobre cuando la ciencia fue demasiado lejos.

10- Frankenstein (1994)

El relato clásico de Mary Shelley cobra vida de la mano de Kenneth Branagh y Robert De Niro en lo que podría considerarse la adaptación definitiva. Destaca la interpretación del monstruo, un ser realmente patético y temible. La escena del nacimiento recuerda a un parto, se puede establecer una referencia tosca con la posterior Matrix en la representación biológica de un proceso tecnológico: los flujos, los cuerpos inmaduros, el temor, etc.

Admito que Kenneth Branagh es un autor que evito tanto por suntuoso como por pretencioso (pretentious prick), probablemente lo hayan visto en alguna adaptación de Shakespeare, pero en Frankenstein nos ha proporcionado una obra profunda en la lectura y en la interpretación alejándose del encasillamiento en el horror.

9- Alerta en lo profundo (1999)
“Deep Blue Sea”

Un grupo de científicos descubre que el cerebro de los tiburones tiene una enzima que puede curar el alzheimer. Pero para realizar sus experimentos necesitan más de esta enzima, entonces, en una lógica cuestionable, deciden agrandar los cerebros de los tiburones. Esto tiene consecuencias nefastas aunque predecibles, ya que los tiburones se vuelven más inteligentes y desarrollan un plan para matar a todos los humanos. Película destacada por una escena brillante donde Russell Franklin (Samuel L. Jackson) compara la velocidad de los tiburones con la de la nieve. Es en serio, esa escena sola vale toda la película. Check it.

8- El planeta de los simios: (R)Evolución (2011)
“Rise of the Planet of the Apes”

Vivísimos los productores que tradujeron el título al español, espero que estén orgullosos de su trabajo. Otra vez la cura para el Alzheimer, esta vez experimentamos con simios. Conclusión, sí, exacto, empiezan a desarrollar inteligencia y se dan cuenta de que no les cabe del todo como los seres humanos los tratan y maltratan (sí, te estoy mirando a vos Draco Malfoy), y deciden liberarse de las cadenas de la opresión. Los seres humanos no tenemos una muy buena relación con lo nuevo, siempre le tenemos miedo, esta película, entre las seleccionadas, es la que mejor retrata la miseria humana, mostrando que la criatura puede ser mucho más compasiva que nosotros.

7- Splice: Experimento mortal (2009)
“Splice”

Una verdadera sorpresa de manos de Vincenzo Natali, el conciso director que nos trajo films como Cube (1997) y Nothing (2003). En Splice vemos como Clive Nicoli (Adrien Brody) y Elsa Kast (Sarah Polley) crean en su laboratorio una nueva criatura que rápidamente evoluciona en algo más que un ser humano. Un ser casi demoníaco que tiene la facultad de adaptarse a su ambiente mutando su cuerpo en nuevas extremidades, como garras y alas. Pero eso es avanzar muy rápido, antes vimos como una de las formas de su adaptación consistía en volverse un espécimen humano atractivo y sensual, una femme fatale. Así como la criatura se adapta, también lo hace la película pasando rápidamente de la ciencia ficción al terror.

6- Estados alterados (1980)
“Altered States”

https://www.youtube.com/watch?v=g_y9eRzk_Oc

La película más difícil de la lista. Por el complejo mundo que muestra, tanto en la cinematografía como en la narrativa. Espero que no se me acuse de snobismo, reconozco que hay fragmentos de esta película que permanecen ocultos ante mi capacidad interpretativa, pero se sienten. La película del psicópata de Ken Russell es uno de esos grandes enigmas que devuelven la fascinación por el asombro y la duda: “qué vi”, “qué significa”, son preguntas existenciales, que no deben subestimarse nunca. Por supuesto hay hipótesis, Eddie Jessup (William Hurt) experimenta con drogas y cámaras de privación sensorial, experimento que resulta en un regresión primordial de su mente y su cuerpo a un estado de absoluto salvajismo. Por mi parte estoy convencido que es una crítica al estudio de la conciencia llevado a cabo por las ciencias duras y la moda de la fármaco-neurología.

5- La isla del Dr. Moreau(1996)
“The Island of Dr. Moreau”

Edward Douglas (David Thewlis) sobrevive a un naufragio para terminar en la isla siniestra del Dr. Moreau (Marlon Brando) quien ha creado una población híbrido animal-humanoide al cual controla con sensores implantados en sus cuerpos. Los monstruos: hienas, monos, perros, gatos, etc., conforman una sociedad que rinde tributo a Moreau. Pero algunos animales no aceptan su calidad de esclavos y se rebelan.

Una película enteramente dedicada a la locura, que reproduce la idea de que es parte de la existencia rebelarse en contra del creador. Para los nostálgicos, Val Kilmer interpreta a un zookeeper demente, el segundo al mando de Moreau, un rol desquiciado que se precipita a la locura total.

4- Jurassic Park (1993)

En la infantil pesadilla de Steven Spielberg el científico Henry Wu (BD Wong) realiza un cóctel de ADN que da vida a dinosaurios. Este film tiene las más divertidas frases y pensamientos sobre el hombre desafiando a la naturaleza, a sus leyes, a dios, al peligro y al castigo que esto supone. “Dios crea a los dinosaurios. Dios destruye a los dinosaurios. Dios crea al hombre. El hombre destruye a dios. El hombre crea a los dinosuarios.”

3- El hombre sin sombra(2000)
“Hollow Man”

Paul Verhoeven, genio absoluto, director de las obras maestras de Robocop y Total Recall, nos trae esta película siniestra sobre Sebastian Caine (Kevin Bacon), un científico demente que crea un suero que lo vuelve invisible. La escena donde el tejido humano se vuelve invisible es inolvidable, recorre las venas y la piel lentamente en una clase magistral de anatomía. En Hollow Man todas las manías del científico loco están resaltadas: los delirios de grandeza, complejo de dios, furia, rencor, poder, etc.

2- La piel que habito (2011)

Una de las películas más morbosas que he visto, en La piel que habito Robert Ledgard (Antonio Banderas) secuestra a Vicente (Jan Cornet) y a través de procesos quirúrgicos cambia su sexo. Sí, así como leíste, de un Vincente pasamos a una Vera Cruz (Elena Alaya). Este Frankenstein hermoso de Pedro Almodóvar es el protagonista de la terrible historia de locura y pasión donde el descubrimiento científico sólo sirve para satisfacer las obsesiones humanas.

1- La mosca (1986)
“The Fly”

Seth Brundle (Jeff Goldblum) es un científico que inventa una máquina para teletransportarse. Cuando la prueba en sí mismo una mosca entra en la cabina y contamina el experimento. Resultado, el ADN de Seth se mezcla con el de la mosca lo que en principio parece traerle beneficios puesto que ahora tiene más fuerza física y resistencia, pero lentamente empieza a transformarse en un monstruo desagradable y desquiciado que quiere transformar a otros en seres como él mismo.

La película dirigida por David Cronenberg, regurgita violencia y gore, por momentos es difícil sostenerle la mirada, pero resulta una experiencia traumática tan interesante que se vuelve esencial a todos los fanáticos de la ciencia ficción.

Estamos por hoy adorables psicópatas. Nos leemos lueguito.

 

Comments

comments